Ellas solitas se consuelan sin necesitar a nadie más tocándose los coños

Pero qué tetas, coño, qué par de melones de ensueño, dos pechugas así para poner mi polla, para hacerme una paja