Hazme una mamadita

Al llegar a casa, nada como tener a una morena complaciente que obedezca con ganas a la petición de una mamada, agachándose entre sus piernas y mamándotela con fuerza, mientras te pajea y te relaja de toda la mierda del largo día de trabajo.