Para la gordura también hay placer

Quién dice que no disfruta esa mujer ahí cabalgando encima del tío (que aunque no se vea mucho, pero está) y el tío también por supuesto, que se le escucha gemir y hablar. Eso son carnes y no lo que tu madre le echa al puchero! ayyy un piropo antigu